El buen maestro. Funciones del docente.

0
258
El buen Maestro

Hoy en día la figura del buen maestro y sus funciones fuera del ámbito escolar ya no recaen exclusivamente en los padres, y ni siquiera en quienes forman parte de manera más amplia de su círculo familiar y amistoso, sino en todas aquellas personas que de un modo u otro están en contacto con el niño y que a veces sin ni siquiera saberlo, acabarán siendo una referencia para él. Y esto incluye también, obviamente, a quienes están al otro lado en las Redes Sociales y en Internet en general.

Pero quien sigue actuando de eslabón entre, llamémosle así, su “mundo exterior” y el que se vive dentro de la escuela, es el maestro. Así pues, debido a las muchas horas que pasa con el niño, a veces incluso más que cualquier otra persona, su rol es fundamental, y su influencia también.

Ser maestro. ¿Cómo?

Todos seguramente tenemos un profesor que nos ha marcado en nuestra vida, que nos ha llevado a adquirir ciertos hábitos o que con alguna de sus palabras o formas de actuar nos ha hecho reflexionar y plantearnos muchas cosas. En eso consiste ser maestro.

Esta es realmente una de las principales funciones de un maestro: la de darnos las herramientas oportunas para formarnos, la capacidad de razonar por nosotros mismos para que tengamos la libertad de decidir sobre nuestra vida y escoger el camino al que queremos dirigirnos. Por eso mismo, porque su influencia puede ser notable en sus alumnos, debe saber muy bien cómo conectar con ellos, detectar sus preocupaciones y tender puentes de entendimiento entre todos ellos.

«El maestro mediocre cuenta. El maestro corriente explica. El maestro bueno demuestra. El maestro excelente inspira.» – WILLIAM A. WARD

Relaciones en el aula. Los profesores como guía.

La escuela Primaria es seguramente el primer lugar en el que los niños van a aprender a manejarse dentro de un grupo y a establecer relaciones personales de manera efectiva. Primero entre los propios compañeros, pero también con el profesorado. El profesor es la persona encargada de conseguirlo mediante la pedagogía, favoreciendo un clima escolar donde reine el buen ambiente, propiciando así la comunicación dentro y fuera del aula.

Las nuevas formas de comunicarnos a través de la red o de la mensajería instantánea, han influido notablemente en cómo nos relacionamos entre nosotros. El profesor es quien mostrará a los alumnos la importancia de una buena convivencia mediante actividades docentes encaminadas a que se expresen y colaboren aportando cada uno su experiencia y conocimiento para lograr un objetivo común, que es el de llegar a un acuerdo. Que experimenten así lo que se vive en una sociedad en la que tendrán que convivir con otros individuos con los que no siempre sentirán afinidad, pero con los que tendrán que colaborar irremediablemente para llegar a un buen fin. En el aula van a descubrir que hay personas distintas a ellos en nacionalidad, entorno familiar o costumbres y “obligarse” a relacionarse con ellas les hará crecer como seres más tolerantes y respetuosos.

Normas en el aula. El maestro como conductor.

Profesores y alumnos tienen una gran diferencia de edad, y por ello el nivel de razonamiento y madurez mental no son los mismos. Eso implica que el niño tiene un mundo de intereses propios que no se corresponde con el del profesor. Es básico poder lograr motivar a los alumnos, por eso, una de las funciones de un maestro debe ser ponerse en su lugar, pero marcando él las pautas en base a una metodología.

De ahí cuán significante es la actitud del maestro mostrando paciencia y buen talante al diálogo frente a los comportamientos no apropiados o las reacciones poco racionales de sus alumnos. El profesor es quien debe manejar las situaciones, guiar a cada estudiante y además hacerlo con una serie de normas que los alumnos deben seguir, no por simple imposición, sino comprendiendo el porqué de su cumplimiento.

Prepárate para Maestro en las Oposiciones de 2019.

Trabajo en Maestro: practicar las buenas constumbres.

Entre las funciones de un maestro, este, se debe plantear cuál es su papel como educador,de saber que, cualquier paso que dé, y cualquier palabra que diga en el aula, van a repercutir en sus alumnos, y que difícilmente habrá vuelta atrás.

El profesor siempre ha sido la figura que representaba la cultura y la sabiduría, pero ahora se topa con la tecnología e internet, hacia donde se dirigen todas las miradas.

Hay expertos que afirman que en la actualidad el concepto de moralidad o ética ya no tiene el valor de antaño: todo es válido, todo se comparte por internet, incluso se hace mofa de la desgracia ajena y las trampas están aceptadas socialmente.

Al maestro le corresponde la tarea de promover la honestidad, de animar a que se creen sanos debates en el aula entre los estudiantes, con temas que puedan ser cercanos a su realidad para que así se motiven a discutir y a escuchar las otras opiniones, formando de este modo un comportamiento ético entre ellos.

El maestro pasa así a ser una especie de orientador o de moderador, sin imponer su criterio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí